En Campeche, Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán, los Estados que el Banco de México agrupa bajo la etiqueta de sureños, las manufacturas retrocedieron más de un 6%; el sector agropecuario, un 1,6%; el comercio, un 1% y la minería, un 0,4%. Pero si un sector ilustra a la perfección la brecha regional mexicana es la construcción, muy dependiente de la inversión pública y privada, y un buen termómetro de evolución de la economía a medio plazo.

Leer más
Load More