UIF no busca perseguir a empresarios, va contra la defraudación fiscal: Santiago Nieto

Santiago Nieto aseguró que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) no pretende perseguir a empresarios, sino generar -con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y el Servicio de Aduanas- una política contra la defraudación fiscal, pues dijo que al año México pierde 354 mil millones de pesos en impuestos no declarados por las empresas a partir de facturas apócrifas.

“La UIF no está buscando perseguir a empresarios, lo que sí estamos buscando es generar una política de reducción de los temas vinculados con la defraudación fiscal”, mencionó.

En Foro Forbes Economía y Negocios 2021 “El nuevo escenario económico“, comentó que el Gobierno no se opone al outsourcing, sino buscan combatir la violación a los derechos de los trabajadores y las empresas fachada.

“Yo creo que los empresarios no deben tener ningún sentimiento de temor hacia la UIF. Estamos, al contrario, para apoyar en cosas que hemos hecho con Coparmex, Canaco, Canacintra y es generar convenios de colaboración para que nos den datos de quiénes son sus opositores ilegales, que están generando una competencia desleal al empresariado mexicano”, dijo.

En entrevista con el director Editorial de Forbes México, Roberto Aguilar, Nieto comentó que la UIF debe avanzar en corrupción política para que se logré la extinción de dominio de bienes inmuebles y muebles que la clase política mexicana ha adquirido, pues dijo que donde se focaliza las inversiones de estas personas es en Texas y Florida, en Estados Unidos, y Barcelona y Madrid, en España.

Sobre los retos en prevención de lavado de dinero en México, aseguró que de las 40 recomendaciones que dio el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), ocho están cumplidas; 22, mayoritariamente cumplidas; 9, parcialmente cumplidas, y una no está cumplida.

Señaló que en materia normativa, es necesaria una reforma legal que le permita a la UIF tener un mejor mecanismos de prevención de lavado de dinero en materia de beneficiario final, de personas políticamente expuestas, organización sin fines de lucro y actividades vulnerables.

“La materia normativa hemos avanzado bien, México avanza en una manera positiva; sin embargo, en materia de efectividad, creo que nos van a venir a evaluar en 2022, si tenemos un problema importante que hay que resolver, (como) decomisos, extensión de dominio, sentencias condenatorias y, la parte principal, el congelamiento de cuentas”.

Al ser cuestionado si hay un sesgo político en las decisiones que realiza la UIF, Nieto respondió que “no” y enfatizó que las investigaciones que hace el organismo se basan en dos mecanismos: axiológico y reactivo.

Explicó que el sistema axiológico se implementa después de que la Unidad recibe información para posteriormente procesarla a partir de un modelo matemático, donde un actuario mide con un algoritmo 254 variables.

El reactivo, detalló, es cuando una autoridad le solicita información sobre un personaje, por lo que la UIF la entrega; en este caso se encuentra el gobernado de Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca, pues fue la Cámara de Diputados quien le pidió datos sobre el mandatario para determinar si le retiraban el desafuero al mandatario.

También fue cuestionado si para 2024 buscará alguna candidatura para 2024, a lo que lo negó y señaló: “Zapatero a tus zapatos. Mis temas son procuración y participación de justicia, y creo que el espacio donde le puedo servir al presidente de la Republica es este; evidentemente estaré donde el presidente diga que tengo que estar”, finalizó.

Fuente: Forbes México

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.